CÓMO ENSEÑAR A COMER A TUS HIJOS, ¿lo estás haciendo bien?

Cómo enseñar a comer (bien) a tus hijos.

¿Sabes cómo enseñar a comer a tus hijos de una forma saludable?

La respuesta no es empezar por cambiar lo que ponemos en el plato, sino en fijarnos en la forma de comer.

Tenía muchas ganas de tratar este tema, que me parece parte fundamental de la propia educación. Muchos padres aunque tienen la mejor intención respecto a la educación de sus hijos, no saben cómo enseñar a comer bien a sus hijos porque ni ellos mismos lo hacen.

Una frase que escucho a menudo es “ojalá alguien me hubiese enseñado ésto antes”.

Tú estás a tiempo de darles a tus hijos la oportunidad de tener una relación sana con la comida.

enseñar a comer

La semana pasada fui a comer a un restaurante típicamente familiar. En la mesa de al lado estaban unos padres con dos hijos. No podía apartar la mirada de la familia porque la estampa era idéntica a esta foto que he encontrado. Ellos por supuesto ni se dieron cuenta de mi descaro, así como tampoco se dieron cuenta de su propia compañía, ni de los dos platos abundantes, postre y refrescos que tomaron cada uno.

Probablemente me pudiese mi deformación profesional, pero me pareció una imagen preocupante y triste. La importancia de comer en familia estoy segura que estaba en la intención de esos padres. Pero no eran conscientes de su propia conducta.

enseñar a comer

¿Has probado a buscar en internet cómo enseñar a comer a tus hijos?

Pues la inmensa mayoría de los artículos se enfocan en la alimentación adecuada para niñoscómo aprender a comer bien desde niños o incluso en los modales en la mesa.

Las ideas que nos proponen para que nuestros hijos coman mejor giran en torno a los alimentos que deben comer o no, aquellos que debemos evitar y cuales son los más saludables.

Yo misma escribí sobre CÓMO PREVENIR Y EVITAR LA OBESIDAD INFANTIL donde te mostraba cómo detectar si existe riesgo de sobrepeso en tus hijos, y las pautas nutricionales recomendadas para evitar el sobrepeso en niños.

También está el famoso y controvertido Método Estivill para enseñar a comer .

Pero al final todos se enfocan en qué comer y no en cómo comer.

enseñar a comer

El enfoque se sigue poniendo en lo que se come y no en la forma en la que se come.

Algo de lo que yo me ocupo en las sesiones de coaching para adelgazar y que tanto me enorgullece cuando mis clientes me agradecen no sólo haber cambiado su manera de comer, sino la de toda su familia.

enseñar a comer

En mis pasados post sobre CÓMO SER UNA BUENA MADRE, CÓMO AYUDAR A LOS ADOLESCENTES EN SU IMAGEN CORPORAL y en la de IMAGEN CORPORAL Y FAMILIA, ya te insistía en la importancia de empezar por ti misma.

Eres su ejemplo, el espejo en el que se miran.

enseñar a comer

Voy a compartir contigo 8 actividades para enseñar a comer bien a los niños:

#1. Implica a tus hijos en la elaboración de la comida con actividades adecuadas a su edad que les resulten entretenidas. Es una forma de apreciar y entender el proceso de la comida que se les sirve en el plato. Si ellos han participado, lo valorarán más y les ayudará a captar su atención. Cada vez es más fácil encontrar Talleres para enseñar a comer a tus hijos donde se les enseña a cocinar algunos platos mientras pasan un rato divertido.

#2. Si no tienes tiempo para esperar a que participen en la elaboración, o tiene una dificultad propia para su edad, pueden participar decorando el plato o poniendo la mesa.

#3. Si hay algo que no le gusta pregúntale qué es lo que no le gusta. ¿Su sabor? ¿Su color? ¿Su olor? ¿Su textura? Deja que te explique. Deja que se haga esa pregunta y trate de identificar qué es lo que no le gusta.

Yo de pequeña creía que no me gustaba la leche. Recuerdo la batalla diaria por la leche en el desayuno y la preocupación de mi madre por si me iba  faltar calcio en edad de crecimiento. Hasta que después de mucho escándalo por mi parte y desesperación por la suya, descubrimos mi rechazo a la leche: resulta que mojaba en la leche las magdalenas o los cereales o lo que fuese, y luego quedaban restos flotando en la leche que al tragar me daban mucho asco. Lo que no me gustaba era la textura. El drama terminó con un sencillo colador y yo tengo unos huesos de hierro.

enseñar a comer

#4. Comer juntos evitando distracciones externas. Relájate, diviértete y saborea la comida junto a tu familia. Acostúmbrate a comer sin la tele puesta y sorpréndete con las conversaciones que puedan surgir.

#5. Puedes animar la conversación y despertar el interés por los alimentos en tus hijos jugando a hacer preguntas sobre la comida que estéis comiendo:

– Pregunta a ver quien adivina más ingredientes del plato que están comiendo. Que traten de detectar y distinguir sabores y formas. Una vez que hayan acertado puedes seguir jugando a hacer preguntas sobre los ingredientes descubiertos:

“¿De dónde vienen las zanahorias?” Puede que les sorprenda que estas hortalizas están enterradas bajo tierra…

“De dónde viene el pan?” Escucha sus respuestas y anímales a que piensen sobre ello.

#6. Otro juego para enseñar a comer enfocándolo en la nutrición de los alimentos, son este tipo de preguntas:

“¿Adivinas para qué es bueno comer zanahorias?”  Puede que no sepan lo buenas que son para la vista, para la piel, para el bronceado cuando van a la playa…

Así con cualquiera de los alimentos que les hayas servido. Es una forma ideal de asociar la comida con la nutrición. Y alejarla de otros componentes que nada tiene que ver, como utilizar la comida para calmar, distraer o entretenerse. Aquí viene un punto muy importante:

#7. No utilices la comida para recompensar o castigar.

El postre no es un castigo ni un premio. Es un alimento parte de su nutrición. No amenaces ni recompenses con comida.

Te animo a que te observes y detectes si lo estás haciendo. Y si es así, de qué otra forma podrías recompensar o castigar que no fuese con comida. ¿Un cuento, un paseo en bici, un cuaderno de colorear…? ¿Qué se te ocurre?

Lo que tú transmitas como premio será percibido como un premio.

El otro día estaba en una sala de espera de un centro de estética, y había dos niños de unos 12 y 8 años esperando muy formales a que saliera su madre. Cuando ella apareció, muy cariñosa les felicitó por lo bien que se habían portado y les dio un paquete de galletas rellenas de chocolate como premio. Los niños como es normal se abalanzaron sobre el paquete entusiasmados.

La madre y los niños tenían sobrepeso.

#8. Olvídate de la famosa frase: “¡Acábate el plato!”. Sólo conseguirás que se ignoren las señales del estómago y que en lugar de ello se confíe en la señal del plato vacío para decidir cuando hemos comido suficiente. Con el tiempo no sabrán cómo decidir cuando el cuerpo está satisfecho con la cantidad que ha comido y se acostumbrarán a comer hasta estar llenos.

enseñar a comer

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.coaching-para-adelgazar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu bandeja de entrada:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtubetwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazar

También te puede interesar:

Un pensamiento en “CÓMO ENSEÑAR A COMER A TUS HIJOS, ¿lo estás haciendo bien?”

  1. Todos los puntos me parecen muy útiles, pero me preocupa especialmente el último. Entendemos comer bien como comer todo, incluso en algunas partes se considera de mala educación dejar algo en el plato.
    Como siempre, mucho sentido común leo por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.