¿ESTÁS COMIENDO DEMASIADO DE ALGO BUENO?

¿Estás comiendo demasiado de algo aunque sea “bueno”?

A menudo no consideramos que estemos comiendo demasiado, si lo que estamos comiendo lo catalogamos como “bueno” o que “no engorda”.

comiendo demasiado

Muchas son las personas que al comienzo de las sesiones de coaching para adelgazar me dicen que no entienden por qué no bajan de peso si están comiendo bien. Ahí es cuando yo pregunto a qué se refieren con “comer bien”, y aquí es donde vienen las sorpresas.

Parece como si nos hubiesen instalado un programa en el cerebro para etiquetar la comida como buena/mala o engorda/no engorda, dejando de lado el valor nutricional y la esencia de la propia comida: alimentarnos.

Cuántas veces has terminado la fuente de ensalada no porque aún tengas hambre, sino porque no hay suficiente para las sobras y es una pena tirarlo…

Cuando están comiendo demasiado (y más si es de algo que “engorda”) esos momentos de dejarse llevar pueden llevarte por una pendiente de culpa y hacer que te sientan mal contigo misma.

comiendo demasiado

¿Alguna vez te has encontrado mirando una bolsa vacía de patatas fritas y te han venido estos pensamientos?

“No tengo  fuerza de voluntad”

“¿Por qué no puedo controlarme con la comida?”

Te mereces algo mejor que ésto. Tu cuerpo se merece algo mejor. No importa lo que estés comiendo, tu cuerpo necesita ser tratado con amor y respeto. Respeto significa sintonizar y prestar atención para que puedas escuchar a tu cuerpo cuando dice que ha tenido suficiente.

¡Sí, incluso suficiente ensalada! Ésto significa dirigir tu mente hacia la comida que comes y  prestar atención cuando estás comiendo.

comiendo demasiado

Todo se reduce a la inconsciencia frente a la atención plena.

No estás sintonizando con tu cuerpo durante las comidas si estás comiendo demasiado simplemente porque tiene buen sabor, sin hacer ninguna conexión con el nivel de hambre de tu cuerpo o de las señales que te manda cuando estás saciada.

Si te encuentras asintiendo, aquí traigo algunas propuestas para ayudarte a dejar de seguir comiendo cuando sabes que estás llena.

#1. Coloca tu comida en un plato y siéntate.

Aunque pueda parecer obvio vale la pena recordarlo. La próxima vez sírvete la comida en un solo plato y siéntate. Te sorprenderá lo mejor y más nutrida que te sentirás cuando tu cuerpo reconoce que has comido.

#2. Pregúntate si realmente tienes hambre.

A veces comemos por razones distintas al hambre: estrés, aburrimiento, recompensar… Bebe un poco de agua y analízate un poco: ¿Cuándo fue la última vez que comiste? ¿Estás comiendo por las razones correctas?

#3. Resiste el canto de sirena de la pantalla.

Sé que puede ser tan difícil quitar los ojos de la tablet, la televisión o el teléfono, pero vas  a sentirte tan feliz de haberlo hecho.

#4. Reduce la velocidad y mastica la comida.

Una vez más me doy cuenta de que esto suena bastante obvio, pero cuántas veces te descubres sencillamente tragando. Nuestros cerebros no registran inmediatamente que nuestros estómagos están llenos, así que cuando comemos demasiado rápido estamos  dificultando la capacidad de nuestro cuerpo para comunicarnos que estamos llenos. Masticar es un paso importante en el proceso de la digestión, y si no masticas bien, también es difícil que tu cuerpo pueda absorber todos los nutrientes y la energía de los alimentos que estás comiendo.

Por supuesto, ninguno de nosotros es perfecto. Incluso las personas que más se cuidan de vez en cuando se encuentran a sí mismas comiendo una chocolatina en el coche sin pensarlo. Pero vamos a hacer un compromiso para comer mejor: despacio, con atención plena y conscientemente mientras nos apoyamos en la intuición de nuestro cuerpo.

Nunca vas a ir por el mal camino cuando te estás escuchando.

¿Alguna vez te has encontrado a ti misma comiendo sin pensar, incluso alimentos realmente saludables?

¿Le das a tu cuerpo y comidas la atención que se merecen? Cuéntame en los comentarios.

comiendo demasiadoSi quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtube

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.