¿HA LLEGADO EL MOMENTO QUE DEJES DE HACER DIETA?

¿Hasta cuando vas a hacer dieta?

Hacer dieta es muy popular en nuestra cultura y las industrias de alimentos, libros y videos pretenden perpetuarlo. Si tuviéramos que hacer una encuesta aleatoria a personas en la calle, muy probablemente la mayoría de ellas estarán haciendo una dieta o lo habrá hecho en el pasado.

De hecho es tan común que en nuestra vida cotidiana que a menudo parece difícil encontrar a alguien que no haya hecho dieta o que controle lo que come de alguna manera, especialmente entre las mujeres. Es algo que está socialmente aceptado e incluso considerado admirable. Está relacionado como un indicador de la autodisciplina. Como resultado quizás lleves haciendo dieta crónicamente durante años, probando de todo…

hacer dieta

Así que mi pregunta es la siguiente: ¿Las dietas funcionan? Y la respuesta es sí y no. A veces las dietas ayudan a perder peso. Pero a menudo no nos ayudan a mantener el peso. Hay algo de verdad en la mayoría de los planes de dieta. Con las dietas bajas en carbohidratos, por ejemplo, es cierto que una dieta alta en carbohidratos procesados normalmente no es la opción más saludable… Pero se vuelven insostenibles tanto en la práctica como nutricionalmente.

Las dietas pueden ser métodos de pérdida de peso efectivos por un período corto, pero tomando principios nutricionales al extremo, provoca que sea casi imposible para nosotros continuarlas indefinidamente. Eso es parte de la razón por la que muchas personas han tratado una amplia gama de dietas. Por lo tanto si has estado a dieta durante años y todavía estás insatisfecha con tu peso, podría ser aconsejable probar algo diferente.

hacer dieta

De esta forma sabrás si es momento de dejar la dieta:

Llevas haciéndolo durante más de 10 años y todavía no has perdido peso de forma sostenible.

Es fácil caer en la trampa de creer que si la dieta no te ha funcionado, es sólo porque no has encontrado la dieta adecuada. Así que vas de dieta en dieta, en una búsqueda  incansable en encontrar la que te permitirá perder peso y no recuperarlo. Pero la realidad es que muchas veces la dieta no es la solución. Puede haber motivos emocionales o de comportamiento subyacentes que deben abordarse antes de que seas capaz de bajar de peso y mantener un estilo de vida saludable a largo plazo.

Estás en una batalla constante con la comida.

La comida no es tu enemigo. Es algo que necesitas y te da los nutrientes que te ayudan a estar sana. Nuestra relación natural con los alimentos es no tenerles miedo ni rechazo. En cambio son para disfrutarlos y apreciarlos. Si sientes que siempre estás librando una batalla con la comida, tratando de restringirla sintiéndote tentada por ciertos alimentos pero al mismo tiempo luchas por no ceder y disfrutar de ellos,  es un signo seguro de que has estado a dieta demasiado tiempo.

Sigues pensando que tu vida real comenzará cuando por fin pierdas peso.

Tu vida está sucediendo ahora, ¡ésto no es un ensayo general! La sensación que tienes de poner tu vida en suspenso hasta que logres el “peso ideal” significa que estás haciendo tu felicidad demasiado dependiente de tu apariencia física. Muchas veces hacemos dieta porque creemos que sólo seremos felices cuando ganemos la aprobación de los demás, lo que creemos que sólo podemos conseguir al perder peso. Nos imaginamos cómo será nuestra vida una vez que tengamos ese cuerpo idealizado, y sentimos que lo que estamos experimentando ahora es sólo la preparación para una vida mejor en el futuro… Si éstas son tus razones para hacer dieta, definitivamente es el momento de acabar con ella.

Tienes miedo de dejarla, a pesar de que no ha funcionado.

Ésto tiene cierto sentido. Hacer dieta no ha funcionado, pero tienes miedo que si la dejas otros pensarán que te has rendido e incluso que puedes ganar más peso. Además la dieta te da una sensación de control y dejar de lado ésto podría hacerte sentir como en un caos. Pero tomar decisiones en la vida por miedo nunca es una buena idea. No tienes que forzarte a seguir haciendo algo que realmente disminuye tu calidad de vida sólo porque  temes la alternativa.

En realidad estás cansada de hacer dieta.

Si estás harta, es hora de parar. Cualquier cambio que hacemos en la forma en que comemos debe provenir de un lugar positivo. Cambiar nuestros hábitos de alimentación debe ser algo que hacemos porque nos respetamos a nosotros mismos y queremos tomar decisiones saludables. Nunca debe ser algo que te obligues a hacer a pesar  que no lo desees. Trabajar con dieta debe provenir de un lugar de inspiración, no de obligación.

Si te identificas con cualquiera de ellas y sospechas que podría ser el momento de dejar de hacer dieta… ¿cuál es el siguiente paso?

Empezar a tomar medidas para crear de manera integral un estilo de vida saludable para ti. Comenzar a comer alimentos sanos sin contar calorías o restringir. Disfruta de la comida y encuentra una forma de moverte. Trata de salir a caminar, correr, hacer yoga, Pilates o senderismo… Ésto te hará sentir bien.

Y comienza a abordar cualquier inseguridad más profunda que te haga sentir que no vales lo suficiente sólo por no tener un determinado tipo de cuerpo. Aquí es donde yo te puedo ayudar.

coaching-contactar

¿Cuantas dietas has probado ya? Me encantará saber tu opinión.

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente en tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazar coaching para adelgazar youtube 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.