Archivo de la etiqueta: resistir el hambre

CÓMO CONTROLAR EL APETITO

¿Cómo puedo controlar mi apetito?

Controlar el apetito resulta ser uno de los primeros objetivos que me suelen plantear mis clientes en las sesiones de coaching para adelgazar.

Sienten que deben luchar por controlar su apetito y vencer esa dura batalla.

controlar el apetito

Es normal, tienen la impresión de que el apetito les lleva a comer más de lo que quieren y que eso conduce al aumento de peso. Como resultado se enfrentan a la situación desde la perspectiva de controlar el apetito.

Pero es fácil comprender por qué muchas personas tienen este enfoque.

Se trata de sentir que tienes el control.  

Que vas a conseguir el cuerpo que quieres si simplemente logras controlar tu apetito.

A primera vista controlar el apetito puede parecer una manera más fácil de conseguir la aceptación o aprobación de tu propio cuerpo. Pero no es más que una distracción para no abordar los problemas o inseguridades  más profundas que te hacen sentir que no eres digna de aceptarte a no ser que pierdas peso.

controlar el apetito

Entonces, ¿cuál es el secreto para controlar el apetito?

La respuesta seguramente te sorprenda tanto a como a mis clientes cuando lo escuchan por primera vez:

El secreto no está en tomarte unas pastillas para controlar el apetito. No te voy a vender unas pastillas ni unos polvos para hacer un batido ni la receta de un smoothie mágico. Ya sabes que yo no trabajo así.

controlar el apetito

El secreto está en no hacerlo. No trates de controlarlo.

Controlar significa resistirse y esforzarse.

Eso es agotador y sólo te lleva a frustrarte y colocarte en un lugar de renuncia que no te favorece nada.

Por eso voy a compartir contigo algunas de mis recomendaciones para dejar de controlar tu apetito sin que suponga que vayas a ganar peso:

#1. Acéptalo.

El apetito es natural. No hay nada malo en tener ganas de una comida deliciosa. Es parte de un estilo de vida saludable.

Recuerdo que la primera señal de alarma cuando mi perro estaba enfermo por algo, es que se le quitaba el apetito.

Una vez más escucha tu instinto nutricional y te darás cuenta que tener apetito es una buena señal. No hay nada malo en ello.

#2.Distínguelo.

A lo que la mayoría de las personas tienen miedo no es realmente el apetito en sí, sino el apetito por los alimentos equivocados.

O cuando el apetito se expresa de forma inapropiada y conduce a comer en exceso.

Comienza a comer buscando la calidad y no tanto la cantidad.

Haz la prueba: si de verdad tienes apetito te comerías una manzana, por ejemplo. El hambre no entiende de caprichos.

Una de las primeras señales cuando alguien empieza a cuidarse y quererse durante el proceso es que se vuelve más selectivo respecto a lo que come. Y empieza a preguntarse si lo que va a comer realmente lo hace buscando alimentarse o sencillamente por llenar el estómago con cualquier cosa.

controlar el apetito

#3. Explóralo.

Mis clientes ya saben que desde las primeras sesiones trabajamos en profundidad este punto y los descubrimientos tan interesantes que supone hacerlo.

¿En qué momento tu apetito parece estallar?

¿En qué momento parece disminuir?

¿Hay ciertos alimentos que parecen hacer que te sientas con más hambre o más llena que de costumbre?

¿Es apetito lo que sientes o lo que buscas es devorar esas emociones que sientes en ese momento?

Tu apetito puede ser una ventana a cuestiones más amplias en tu vida y las áreas donde te están pidiendo ser alimentadas con cariño, reconocimiento o atención.

#4.No lo asocies al peso.

Tu apetito no tiene nada que ver con un aumento de peso, si te alimentas con una dieta equilibrada y saludable. Creer que necesitas controlar tu apetito es el tipo de pensamiento que a menudo conduce a un comportamiento boomerang y pasar de no comer casi nada a comer en exceso.

#5. Deja de luchar contra él.

Tener apetito no te hace moralmente inferior o una persona menos digna de respeto. No es el enemigo. Cuando comienzas a criticarte a ti misma, recuerda que hay un cambio positivo que se podría hacer en tu estilo de vida.

Cuanto más te coloques en una situación de lucha o control, más frustrante te resultará.

No se trata de controlar. Se trata de entender y distinguir qué te está pidiendo en realidad tu cuerpo en ese momento.

comer con apetito

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtube