CÓMO RECONOCER SI COMES EMOCIONALMENTE

Descubre si comes emocionalmente y sus consecuencias

Te voy a explicar en qué consiste y las consecuencias que tiene cuando comes emocionalmente.

No siempre comemos para satisfacer el hambre. ¿Cuántas veces habrás comido para aliviar el estrés, para entretenerte cuando estás aburrida, o como una recompensa?

comes emocionalmente

Pero ya te habrás dado cuenta que, por desgracia, comer emocionalmente no soluciona los problemas emocionales. Por lo general te hace sentir peor. Después no sólo sigues igual de estresada, aburrida, o frustrada, sino que también te sientes culpable por haber comido en exceso.

Si alguna vez has tomado un postre aunque ya estabas llena, o te comiste una tableta entera de chocolate cuando te sentías mal, entonces has experimentado el comer emocional.

Comer emocionalmente es utilizar la comida para sentirte mejor. Comes para llenar las necesidades emocionales, más que para llenar tu estómago.

¿COMER EMOCIONALMENTE ES UN PROBLEMA? Usar la comida de vez en cuando como una distracción, una recompensa, o para celebrar, no es necesariamente algo malo. Pero cuando comer es tu mecanismo para afrontar tus emociones – cuando tu primer impulso es abrir la nevera cada vez que estás molesta, enfadada, sola, estresada, agotada, o aburrida –  entonces te quedas atascada en un ciclo malsano donde el problema real nunca es abordado.

comes emocionalmente

El hambre emocional no puede ser saciado con comida. Comer puede hacerte sentir bien en el momento, pero las emociones que han desencadenado las ganas de comer todavía están allí. Y con frecuencia te sientes peor que antes. Te machacas a ti misma por meter la pata y no tener más fuerza de voluntad. Agravando el problema, dejas de aprender maneras más saludables de lidiar con tus emociones, tienes más y más dificultades para controlar tu peso, y te sientes cada vez más impotente sobre los alimentos y tus sentimientos. Y ésto es precisamente lo que trabajamos en las sesiones de coaching para adelgazar.

¿Comes emocionalmente?

  • ¿Comes más cuando te sientes estresada?
  • ¿Comes cuando no tienes hambre o cuando estás llena?
  • ¿Comes para sentirte mejor? Para calmarte y consolarte a ti misma cuando estás triste, enfadada, aburrida, ansiosa…
  • ¿Te recompensas a ti misma con comida?
  • ¿Comes hasta que te has llenado, hasta que no puedes más?
  • ¿Te sientes impotente y fuera de control con respecto a la comida?

comes emocionalmente

Distinguir el hambre emocional y el hambre real.

El primer paso para romper el ciclo de comer emocionalmente, consiste en aprender a distinguir entre el hambre emocional y física. Esto puede ser más complicado de lo que parece, sobre todo si usas con regularidad los alimentos para lidiar con tus emociones.

El hambre emocional es fácil confundirla con el hambre física. Pero hay indicios que pueden  ayudarte a distinguir entre el hambre real y el hambre emocional.

  • El hambre emocional aparece de repente. Te golpea en un instante, se siente abrumadora y urgente. El hambre física, por otro lado, llega de manera más gradual. La necesidad de comer no se siente tan urgente o exige la satisfacción inmediata (a menos que no hayas comido durante un tiempo muy largo).
  • El hambre emocional ansía alimentos específicamente cómodos. Cuando estás físicamente hambrienta, casi cualquier cosa suena bien incluyendo cosas saludables como las verduras. Pero el hambre emocional ansía alimentos grasos o alimentos azucarados que proporcionan un subidón instantáneo.
  • El hambre emocional a menudo conduce a la costumbre de comer. Antes de que te des cuenta, te has comido una bolsa entera de patatas fritas o todo un tarro de helado sin prestarle demasiada atención o disfrutándolo plenamente. Cuando estás comiendo en respuesta al hambre física, eres más consciente de lo que estás haciendo.
  • El hambre emocional no está satisfecha aunque estés llena. Te quedas con ganas de más y más, a menudo comiendo hasta que estás incómodamente llena. El hambre física, por otro lado, no necesita que te sientas incómodamente llena. Se sientes satisfecha cuando el estómago está lleno.
  • El hambre emocional no se encuentra en el estómago. En lugar de un estómago gruñendo o los intestinos en movimiento, sientes el hambre como un deseo que no puede salir de tu cabeza. Está centrado en sabores específicos, texturas y olores.
  • El hambre emocional a menudo conduce a lamentarse, sentir culpa o vergüenza. Cuando comes para satisfacer el hambre física, es poco probable que te sientas culpable o avergonzada porque simplemente estás dándole a tu cuerpo lo que necesita. Si te sientes culpable después de comer, lo más probable es porque en el fondo sabes que no estás comiendo por razones nutricionales.

El hambre emocional vs. hambre física:

  1. El hambre emocional aparece de repente.
  2. El hambre física es gradual.
  3. El hambre emocional tiene que ser satisfecho al instante.
  4. El hambre física puede esperar.
  5. El hambre emocional ansía alimentos específicamente cómodos.
  6. El hambre física está abierta a opciones, un montón de cosas suenan bien.
  7. El hambre emocional no está satisfecha con el estómago lleno.
  8. El hambre física se detiene cuando estás llena.
  9. Comer emocionalmente desencadena sentimientos de culpa, remordimientos  y vergüenza.
  10. Comer para satisfacer el hambre física no te hace sentir mal contigo misma.

comes emocionalmente

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching-contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente en tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtube

También te puede interesar:

Un pensamiento en “CÓMO RECONOCER SI COMES EMOCIONALMENTE”

  1. Yo creo que gran parte de la “culpa” de premiarnos con comida es que vemos el acto de comer y algunos “alimentos” como algo prohibido. Nos lo prohibimos porque sabemos que engorda o porque la ultima o último gurú de las dietas no lo consume. Entonces, cuando nos encontramos mal, nos premiamos con los prohibido.
    Me ha parecido muy interesante el post y digno de ir leyendo punto por punto para reflexionar largo y tendido.
    ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.