UNA SOLA PALABRA

Una sola palabra es suficiente para evitar que sigas comiendo demasiado.

¿Podría ser que una palabra de verdad pueda ayudarte a dejar de comer en exceso?

Se habla sobre el estrés y su relación con la comida, del comer emocional, y de comer con comodidad. Pero hay un tipo de comer en exceso al que muchas personas recurren, con el que podrían no estar tan familiarizadas.

Comer en exceso por no decir que no.

decir que no

Si no estás utilizando esta palabra, puedes estar ganando peso.

Esta sola palabra podría ayudarte a dejar de comer en exceso.

Y no estoy hablando de decir que no a una segunda porción de comida.

Me refiero a los otros lugares en tu vida donde puede ser que estés asintiendo con la cabeza mientras en realidad quieres decir que no.

decir que si mientras quieres decir no

Cuántas veces escucho esto mismo en las sesiones de coaching para adelgazar. Cuántas veces me cuentan que no saben poner límites o decir que no y luego lo pagan arrasando con la nevera cuando llegan a casa.

Te pongo algunos ejemplos de Comer Demasiado por no decir que no:

#1. Comer en exceso debido a que tus planes fueron reemplazados por los de otra persona, incluyendo muchas veces a tus propios hijos.

#2. Comer en exceso por estar agotada, porque no dijiste que no y ahora te han dado las tantas.

#3. Comer en exceso porque estás haciendo algo que te genera malestar pero no sabías cómo decirle que no.

#4. Comer en exceso porque estás frustrada por la cantidad de cosas “que se esperan de ti.”

#5. Comer en exceso porque, francamente te mereces una premio. Porque no has dejado espacio en tu vida para recompensarte a ti misma de otra forma que no sea con la comida.

Y uno de los que más escucho habitualmente:

#6. La comida es una manera fácil de crear algunas barreras de protección entre tú y el resto del mundo. La puedes estar utilizando para posponer las cosas o para evitar algo que no quieres hacer o que no te apetece abordar. La comida se convierte en una distracción o  una especie de barrera temporal entre tú y el resto del mundo.

decir que no

Hay un montón de razones y excusas para evitar decir que no.

A veces no decimos que no porque realmente no queremos, eso está claro.

Pero otras veces es el miedo de perderse algo.

Aunque la mayor parte del tiempo se trata más bien de vergüenza, culpa o miedo de decepcionar a otras personas.

Pero si no dices que no en estas ocasiones, probablemente esté costándote caro.

No decir que no te impide tener el espacio y la energía para decir algunos síes importantes.

No decir que no es agotador. Y es un caldo de cultivo para el resentimiento y la frustración.

Y para comer en exceso.

¿Sabes qué? La mayoría de las veces no pasa absolutamente nada cuando decimos que no. De hecho, la mayoría de las veces el resto del mundo apenas lo nota.

decir que no

Te propongo un reto para empezar a entrenar a decir que no:

  • ¿Dónde podrías estar diciendo más que no?
  • ¿Dónde te pide tu intuición que digas que no?
  • ¿Dónde tienes más miedo de decir que no ? Y es ese el lugar en el que más necesitas decirlo.
  • ¿Qué cambiaría si empiezas a decir no tan libremente como dices que sí?

decir que no

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtube

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.